Crema de avena y anacardos: Receta Ayurveda para vata

Artículo escrito por Elena Álvarez Domínguez, terapeuta Ayurveda.

Hoy me gustaría compartir contigo una de las recetas que suelo incluir en los Cursos de Cocina Ayurveda de esta temporada. Es muy fácil y rápida de hacer.

Esta crema es muy recomendable para tomar en otoño y principalmente para las personas de constitución vata. La avena y los anacardos calman y equilibran mucho este dosha.

Es una receta muy nutritiva y reconstituyente. Resulta ideal como desayuno si vamos a realizar algún trabajo físico o mental fuerte o sino como cena reconfortante que te ayude a relajarte al final del día.

Entre sus muchas propiedades, la avena aporta relajación y fortalece las funciones neuronales. Es rica en hierro, vitamina E, tiamina y complejo B. Además es de fácil asimilación y tiene propiedades antioxidantes, refuerza el sistema inmunológico y ayuda a la cicatrización, ayuda a prevenir enfermedades del corazón como la presión arterial, reduce el colesterol y ayuda a controlar la diabetes.

Ingredientes para 1 ración:

3 cucharadas de avena en copos
1 cucharadita de canela en polvo

½ cucharadita de cardamomo en polvo 
10 anacardos (mejor remojados de la noche anterior)
1 vaso de agua
1 cucharada de panela

Preparación:

1. Bate la avena y los anacardos con un vaso de agua hasta conseguir una mezcla suave y homogénea.

2. Pon en un cazo pequeño a fuego bajo la mezcla de la avena con los anacardos, la canela y el cardamomo.

3. Cuece todo unos 5 minutos a fuego bajo. Remueve con una varilla de cocina para que no se formen grumos.

4. Cuando espese apaga el fuego y añade la panela, también puedes ponerle una cucharadita de ghee.

5. Remueve otra vez y la lo puedes servir.

¡Disfruta de este receta que caliente el cuerpo y reconforta la mente! 

Si te han parecido interesantes estos consejos y quieres recibir recetas de cocina y artículos en donde te explico cómo estar más sano con Ayurveda, suscríbete a la newsletter.

Las informaciones y sugerencias aquí presentadas en ningún caso sustituyen los diagnósticos o prescripciones médicas ni de otros profesionales de la salud.